fbpx

Neuroeducación:
¿Qué es el ‘downshifting’ en el aula?

El área que conforma nuestro cerebro primitivo, especialmente el centro amigdalino, confronta constantemente los estímulos externos con las memorias emocionales que guarda.

Nuestro cerebro para trabajar eficazmente necesita agua, sangre y oxígeno. Si la Amígdala Cerebral percibe peligro (real o imaginario), gran parte de oxígeno y sangre ‘baja’ del cerebro racional al cerebro emocional. Por otro lado, se produce Cortisol (la hormona del stress) en grandes cantidades y éste afecta al Hipocampo donde se conservan las memorias contextuales. Esto hace que solo tengo en ese momento memorias emocionales (las guardadas en la Amígdala)

Veamos el siguiente ejemplo: una niña que acababa de cumplir los 2 años y su madre estaban en un ascensor cuando el individuo que estaba con ellas detuvo el ascensor entre dos pisos y las asaltó. Esa niña, si bien nunca recordó esta situación conscientemente, nunca más pudo subir a un ascensor. ¿Qué sucedió? Su Hipotálamo, que recuerda la memoria contextual, posiblemente no haya estado totalmente desarrollado, ya que éste termina su desarrollo alrededor de los años, pero su Amígdala, que registra las memorias emocionales, ya estaba madura al nacer. Esto provoca que, si bien no recuerda el hecho, sí recuerda el impacto emocional y la Amígdala que es categórica, está tratando de protegerla.

CUANDO, SE BLOQUEA LA COMUNICACIÓN ENTRE EL CEREBRO RACIONAL Y EL EMOCIONAL TRAE APAREJADO DOS CONSECUENCIAS:

El cerebro racional no puede trabajar eficazmente (no puede tener lugar el aprendizaje cognitivo)

El cerebro emocional toma poder.

A ESTE PROCESO SE LO DENOMINA ‘DOWNSHIFTING’.

Entonces podemos definir al Downshifting como una respuesta emocional al entorno amenazante dentro de lo que incluimos un estado de (dis)stress o stress negativo como opuesto al “eustress” o stress positivo.

Para lograr la Motivación es necesario cierto grado de stress ‘bueno’ o eustress. Durante este periodo se producen moderados niveles de cortisol. Sin embargo, cuando el stress es muy alto y los niveles de cortisol suben, se produce el Downshifting.

Cuando el cerebro emocional toma poder se producen reacciones emocionales que no se pueden controlar, a menos que nuestra inteligencia emocional las controle.

Estas reacciones pueden ser:

Ataque Defensivo: reacciono agresivamente ante un estímulo.

Ataque Ofensivo: asumo una actitud de atropello.

Huida: comienzo a tener pensamientos intrusivos y/o evasivos, ‘dejo pasar’, falta de concentración, postergación.

Sumisión: digo todo que sí, adhiero a todo, incluso a mi pesar.

Inhibición de acción: me bloqueo, mi mente está en blanco.

\"\"

En todos estos casos, mi cerebro primitivo me está tratando de proteger. En realidad, lo que siente es miedo, y esta es la mejor forma que el cerebro encuentra para enfrentarlo.

Según Stephen Covey: ‘Nuestra libertad yace en el espacio entre el estímulo y la respuesta’. Si no le damos la posibilidad a nuestro cerebro racional para decidir, nuestro piloto automático (el área primitiva del cerebros) decidirá por nosotros. El inconveniente es que la decisión que toma no es generalmente congruente con nuestros objetivos.

Si tomamos conciencia de, por lo menos algunas de las razones que pueden producir ‘Downshifting’ en el aula, podemos prevenirlo.

Relaciones disfuncionales

Entorno amenazante

Presiones

Objetivos poco claro

Nivel de desafío

Si queremos un aula con buena predisposición para el aprendizaje es importante conocer sobre el Downshifting para lograr evitarlo.

Espero que este artículo haya sido de interés, y que puedas compartirlo con otros educadores.

Si este artículo fue de tu interés te invito a aprender más en Neuroaprendizaje: 10 Claves para Favorecer un Aprendizaje Cerebro-Compatible 

Carrito de compras
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo